• La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo
  • PARROQUIA SANTA CRUZ
  • La Bondad, una virtud que se ha olvidado.
  • Novena a Santo Tomás de Aquino
  • Los Colores de la Obscuridad
  • Oración- Ven Santo Espíritu
  • SEMBRANDO UNA SEMILLA DE FÉ, AMOR Y ESPERANZA EN CRISTO JESÚS Y MARÍA SANTÍSIMA
  • Rom: 11, 36 Todo viene de él, por él acontece y volverá a él. A él sea la gloria por siempre. ¡Amén!
  • ¡Prometo serte fiel! ¿Sabes lo que significa esta promesa en el matrimonio?
  • Iglesia Católica en Ecuador
  • COMUNIDAD FAMILIAS CON JESÚS

Seamos como los Magos de Oriente

Comentario litúrgico de la Solemnidad de la Epifanía

Textos: Is 60, 1-6; Ef 3, 2-3.5-6; Mt 2, 1-12

Idea principal: Herodes y los Magos…¡qué distinto protagonismo el día de la Epifanía!

Síntesis del mensaje: Epifanía es una palabra griega que quiere decir “manifestación”. Dios pretendía al hacerse hombre manifestarse como Salvador de los hombres. Y lo hizo por orden. Primero se manifestó a los judíos, en la persona de los pastores. Después, hoy, a los paganos. ¿Qué nos pide? Fe. Con la fe, adoraremos en esa carne mortal al Verbo de Dios. Con la fe, en su infancia descubriremos la sabiduría. Con la fe, en sus pañales veremos al Rey de reyes. Y con la fe, en su realidad de hombre al Señor de la gloria.

Puntos de la idea principal:

En primer lugar, veamos a Herodes que dio la orden de busca, captura y degüello de Jesús. Herodes el grande por la suntuosidad de sus construcciones: palacios, fortalezas, jardines, hipódromos, stadiums, el mismo templo de Jerusalén. Grande por sanguinario: ahogó a traición a su cuñado Aristóbulo en la piscina de Jericó en el año 30; mató a su suegra Alejandra, a su cuñado Hostobar, a su hijo Alejandro y a su hijo Antipatros, a sólo cinco días de su muerte. Terminó con un cáncer demoledor, cuyo hedor atufaba las moradas de palacio. Grande por sus adulterios, pues amó a 10 mujeres y se casó con todas ellas, pero no quiso más que a Marianne, tanto que la decapitó por celos. Y mandó a los criados vocear su nombre por corredores y salones, de día de noche, para sugestionarle que aún vivía. Ese fue el Herodes, el grande, que quiso matar a Jesús. Y por Jesús vino a este mundo. ¡Herodes, acoge a Cristo en tu corazón!

 

En segundo lugar, veamos ahora a los Magos, que se pusieron a camino para adorar a Jesús. Vieron una estrella, lenguaje común para ellos. Se pusieron en camino motivados por la fe y el hambre de Dios y de respuestas transcendentes. Sortearon las dificultades con la voluntad. Y llegaron a la cueva de Belén. Y allí entraron, y encontraron a Jesús, a María y a José. Se postraron delante del Niño Dios y le ofrecieron sus regalos: oro por ser Rey, incienso por ser Dios y mirra por ser Hombre. Por tanto, rey de los judíos, rey de todos. Mesías para los judíos, mesías para todos. Salvador de los judíos, salvador del mundo. Dios de los judíos, Dios de todos y para todos. Epifanía: Fin del exclusivismo judío. Dios, por tanto, por igual de amancebados, santos o canallas, necios, explotadores y explotados, rufianes y prostitutas, gitanos y payos, indios y criollos, terroristas y guardias, dictadores y demócratas, rusos y americanos…Dios es exclusiva de nadie, ni siquiera de la Iglesia. Esto es y significa Epifanía. ¡Gracias, Señor, porque de pagano me hiciste cristiano!

Finalmente, ¿qué aprender de esta fiesta? Con peligros, sin peligros y a pesar de los peligros, el hombre –al igual que los Magos- tiene que marchar a Dios y que, quien le busca, con estrella o sin ella, le encuentra –entre otras cosas porque Dios es más íntimo al hombre que el hombre mismo. Y ese es el mensaje soberano de la Epifanía o presentación de Jesús en sociedad pagana o la navidad de los paganos. Así como la del 24 fue la navidad de los judíos. ¡Lástima que Herodes, pagano, no quiso entrar a la fiesta de la Navidad, y prefirió vivir y morir a lo pagano! Pero que le conste que Cristo vino también para él. ¡Paganos todos, venid corriendo a Belén, pues hoy es el día de vuestra fiesta y os espera vuestro Salvador y Señor para abriros su corazón lleno de ternura y misericordia! 

Para reflexionar: ¿Sé descubrir las “estrellas” que Dios me manda para ponerme en camino a Cristo y encontrarme con Él? Ante las dificultades del camino, ¿qué hago: doy la vuelta o continuo, renovando mi fe y mi esperanza? Y al llegar ante Cristo, ¿soy generoso para darle lo mejor que tengo y soy, o las sobras? ¿Ayudo a los “paganos” y los llevo a Jesús?

Para rezar: Jesús, te traigo mi oro, pues eres mi rey. Te traigo mi incienso para ofrecértelo en sacrificio oloroso de mi vida, pues eres Dios. Te traigo mi mirra para embalsamar mi cuerpo junto al tuyo en espera de la resurrección.

Cualquier sugerencia o duda pueden comunicarse con el padre Antonio a este email: arivero@legionaries.org