• SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA PRESENATCION DEL QUINCHE QUITO-ECUADOR
  • PARROQUIA SANTA CRUZ
  • Rom: 11, 36 Todo viene de él, por él acontece y volverá a él. A él sea la gloria por siempre. ¡Amén!
  • ¿Qué debe hacer un católico con las cadenas de oración de Whatsapp?
  • Los Colores de la Obscuridad
  • La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo
  • COMUNIDAD FAMILIAS CON JESÚS
  • Intenciones del Santo Padre. Noviembre 2017
  • ¿Cómo rezar bien el Rosario?
  • SEMBRANDO UNA SEMILLA DE FÉ, AMOR Y ESPERANZA
  • Iglesia Católica en Ecuador

Meditación para hoy

Dejarme encontrar por Cristo

Necesito permir que entre en mi vida, dejarle las puertas abiertas para que pueda decirme lo mucho que me ama.

Por: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net

db6101_jesus-puerta-x200

Cristo recorre los caminos del mundo. Busca hoy, como lo hizo hace 2000 años, corazones heridos, corazones hambrientos, corazones necesitados, corazones vacíos.

Ofrece amor, regala paz, resucita entregas, provoca santidades. Limpia, sana, dignifica a hombres y mujeres zarandeados por la vida, hundidos en el pecado, abatidos por la tristeza, marginados o rechazados por sociedades llenas de egoísmo y vacías de esperanza.

También a mí me tiende una mano, me persigue con “lazos de amor” (Os 11,4), me libra del poder del maligno, me viste con una túnica blanca, me invita al banquete del Reino.

Necesito dejarme encontrar por Cristo, permitirle entrar en mi vida, dejarle las puertas abiertas para que pueda decirme lo mucho que me ama.

Lo necesito de veras, desde lo más profundo de mi alma. Porque “lo que el mundo necesita es el amor de Dios, encontrar a Cristo y creer en Él” (Benedicto XVI, “Sacramentum caritatis” n. 84). Porque Cristo “no sólo es un ser humano fascinante… es mucho más: Dios se hizo hombre en Él y, por tanto, es el único Salvador” (Benedicto XVI, discurso a los jóvenes en Asís, 17 de junio de 2007).

Cristo recorre los caminos del mundo. Hoy puedo abrir los ojos para descubrirle, para sentir su mirada de Amigo bueno. Hoy puedo escuchar su voz serena, profunda, divina, que me repite: “No te condeno… porque he venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido…” (cf. Jn 8,11; Lc 19,10).

Hoy me susurra con cariño eterno: “Sí, vengo pronto”. Desde lo más profundo de mi alma le respondo, con la fuerza de los santos de la Iglesia santa: “¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!” (Ap 22,20).