• Rom: 11, 36 Todo viene de él, por él acontece y volverá a él. A él sea la gloria por siempre. ¡Amén!
  • ¡Prometo serte fiel! ¿Sabes lo que significa esta promesa en el matrimonio?
  • Novena a Santo Tomás de Aquino
  • La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo
  • SEMBRANDO UNA SEMILLA DE FÉ, AMOR Y ESPERANZA EN CRISTO JESÚS Y MARÍA SANTÍSIMA
  • La Bondad, una virtud que se ha olvidado.
  • PARROQUIA SANTA CRUZ
  • COMUNIDAD FAMILIAS CON JESÚS
  • Oración- Ven Santo Espíritu
  • Iglesia Católica en Ecuador
  • Los Colores de la Obscuridad

El pecado nos separa de Dios

Y de nuestros hermanos. El Papa en la Audiencia General

El acto penitencial realizado en comunidad y en primera persona, “favorece la actitud con la cual disponernos a celebrar dignamente los santos misterios, al reconocer ante Dios y ante nuestros hermanos nuestros pecados”, expresó el Santo Padre.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El Acto Penitencial que cumplimos en el inicio de la Santa Misa fue el tema de la catequesis del Papa Francisco en el primer miércoles del nuevo año, al retomar las enseñanzas sobre la Eucaristía.

El pontífice repasó paso a paso la fórmula penitencial a partir de la necesidad de escuchar la voz de nuestra conciencia para prepararnos al encuentro con Dios, y explicó, de este modo, el sentido de la confesión comunitaria, el del gesto de golpearse el pecho, la súplica a la Virgen María, a los ángeles y  los santos. También recordó el ejemplo de penitentes que nos han precedido, y que han abierto sus corazones a la gracia de Dios.

Reconocimiento de nuestros pecados y confesión pública

El acto introductorio que cumplimos comunitariamente, dijo primeramente, en el que el sacerdote nos invita a reconocer nuestros pecados guardando un momento de silencio “favorece la actitud con la cual disponernos a celebrar dignamente los santos misterios, al reconocer ante Dios y ante nuestros hermanos nuestros pecados”.

“En ese acto introductorio, el sacerdote invita a reconocer nuestros pecados guardando un momento de silencio. Cada uno entra en su interior para tomar conciencia de todo lo que no corresponde con el plan de Dios. Por eso, confesamos en primera persona del singular diciendo: «He pecado mucho de pensamiento, palabras, obras y omisión”.

Francisco se detuvo en las omisiones, para subrayar que no es suficiente no hacer mal a nadie, sino que es necesario hacer el bien, y nosotros, debemos aprovechar las ocasiones que se nos presentan para dar testimonio – un buen testimonio – de que somos discípulos del Maestro. También puntualizó que confesamos que somos pecadores “tanto a Dios como a los hermanos”, porque esto ayuda a comprender la dimensión del pecado que, mientras nos separa de Dios, “nos divide de nuestros hermanos, y viceversa”.

Golpearse el pecho: el pecado es nuestro y no de otros

“La fórmula del acto penitencial, está acompañada con el gesto de golpearse el pecho para indicar que el pecado es propio y no de otro”. Sucede a menudo, añadió el pontífice hablando en italiano, que por miedo o vergüenza señalamos con el dedo para acusar a otros. “Cuesta admitir que somos culpables, – observó – pero nos hace bien confesarlo con sinceridad”.

El Papa recordó así los luminosos ejemplos de penitentes cristianos que nos ofrece la Sagrada Escritura, como el rey David, san Pedro, Zaqueo, o la mujer samaritana, quienes, volviendo en sí tras haber cometido el pecado, encontraron la valentía para quitarse la máscara y abrirse a la gracia que renueva el corazón, es decir, a la gracia de Dios: medirse con la fragilidad del barro con el que somos moldeados, – enseñó – es una experiencia que nos fortalece, porque a la vez que nos ocupamos de nuestra debilidad, abre nuestro corazón para invocar la misericordia divina que transforma y convierte.

La súplica a María, a los ángeles y a los santos

“Después de esta confesión, suplicamos a la Virgen María, a los ángeles y a los santos que intercedan ante el Señor por nosotros”. Nuestra Madre, los ángeles y santos, son nuestros amigos y modelos de vida, y su intercesión nos sostiene en nuestro camino hacia la plena comunión con Dios.