• La Corona de Adviento
  • Iglesia Católica en Ecuador
  • Rom: 11, 36 Todo viene de él, por él acontece y volverá a él. A él sea la gloria por siempre. ¡Amén!
  • La voz del Papa y de la Iglesia dialogan con el mundo
  • Novena a la Virgen de Guadalupe
  • Los Colores de la Obscuridad
  • ¿Se puede ser cristiano sin María?
  • El Adviento, preparación para la Navidad
  • 4 virtudes a conquistar en este Adviento. Continuemos con la Justicia
  • SEMBRANDO UNA SEMILLA DE FÉ, AMOR Y ESPERANZA
  • Respuestas a las 7 preguntas más comunes sobre el Adviento
  • COMUNIDAD FAMILIAS CON JESÚS
  • PARROQUIA SANTA CRUZ

Dios está con el que sufre

Papa Francisco: A los malvados parece que les va bien, pero Dios está con el que sufre

PapaYMisaIglesiasOrientales12oct17

VATICANO, 12 Oct. 17 / 03:59 am (ACI).- Este jueves, el Papa Francisco comenzó la jornada con una visita al Pontificio Instituto Oriental para saludar a la  Congregación para las Iglesias Orientales, que cumple 100 años de su fundación.

Después, celebró una Misa en la basílica de Santa María la Mayor precisamente para agradecer este aniversario.

En su homilía, destacó que “hoy vivimos una guerra mundial a pedazos” y “vemos a muchos hermanos y hermanas nuestros de las Iglesias orientales experimentar persecuciones dramáticas y una diáspora cada vez más inquietante”.

Francisco invitó a preguntarse “¿Por qué?” suceden estas cosas y reflexionó sobre cuántas veces al confesar “vemos a los malvados, aquellos que sin escrúpulos se ocupan de sus propios intereses, aplastan a los otros, y parece que a ellos las cosas les van bien: obtienen aquello que quieren y piensan solo en gozar la vida”.

“No obstante, Dios no olvida a sus hijos, su memoria es para los justos, para los que sufren, que son oprimidos y se preguntan ‘¿por qué?’ y sin embargo no cesan de confiar en el Señor”.

“Cuántas veces la Virgen María, en su camino, se ha preguntado ‘¿Por qué?’, pero en su corazón, que meditaba cada cosa, la gracia de Dios hacía resplandecer la fe y la esperanza”.

El Papa aseguró que “hay una manera de entrar en la memoria de Dios: nuestra oración, como nos enseña el pasaje evangélico que hemos escuchado”.

“Cuando se reza se requiere el coraje de la fe: tener confianza de que el Señor nos escucha, la valentía de llamar a la puerta”.

Pero, “¿nuestra oración es verdaderamente así?, ¿nos involucra realmente, involucra nuestro corazón y nuestra vida?, ¿sabemos llamar al corazón de Dios?”, preguntó.